«Los invito un día a una escuela del sur para que vean lo que comen los pibes», expresó el secretario adjunto de Ademys, Jorge Adaro, al referirse a la muerte de una alumna de la escuela 11 del distrito 5 de la Ciudad de Buenos Aires. Las docentes de esa comunidad educativa apuntan al Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta y a la gestión de la ministra Soledad Acuña por «desfinanciar la educación» y mirar «a otro costado ante las problemáticas de los vecinos» de la Ciudad.

Docentes del barrio porteño 21-24 denunciaron hoy un Estado «ausente» ante al fallecimiento de una alumna de 11 años del colegio 11 del distrito escolar 5, de la Ciudad de Buenos Aires, que se produjo este lunes en el Hospital Penna.

«Fueron seis años los que transitó en nuestra escuela. Seis años en los que el Estado estuvo ausente, en los que solo se obstaculizaron los intentos por intervenir frente a tanta vulnerabilidad e injusticia», afirmaron las docentes en un comunicado.

Políticas criminales del Gobierno de la Ciudad

En diálogo con FM La Patriada, el referente de Ademys sostuvo que «la Ciudad tiene políticas criminales contra los niños».

Desde ese gremio docente denuncian hace años las políticas de ajuste del Gobierno porteño. En 2022 «hubo un nuevo ajuste en el área de Educación: un 10% menos de gasto en términos reales de lo que fue el promedio de gasto entre 2017 y 2019», indican en un comunicado.

En el aire de FM La Patriada, Adaro advirtió que «hay casos de desnutrición infantil en las escuelas de la Ciudad de Buenos Aires» y que el de la niña de la escuela 11 «no es un caso aislado».

«Se trata de una niña muerta en el distrito más rico de Argentina», remarcó.

 

«El Gobierno que le sacó el pan a los pibes»

En la entrevista concedida al programa Nobleza Hormiga, Adaro señaló que el de Larreta es «el Gobierno que le sacó el pan a los pibes».

Luego del fallecimiento de la niña, una docente de la escuela 11 del distrito 5 contó que «desde 2020, el Gobierno de la Ciudad no distribuye yogurt. Además de que la ración de leche entregada a los alumnos se redujo a medio vaso con dos vainillas y que los bolsones de comida fueron reemplazados con un sándwich de jamón y queso y una fruta».

Ya en 2020, el gremio docente había emitido un comunicado en medio de la pandemia para denunciar el ajuste en la política de alimentos para las escuelas porteñas.  «El Gobierno y las empresas concesionarias privadas, ahorran dinero invirtiendo la mitad de lo que gastarían si los comedores estuvieran en funcionamiento.  Se entrega comida en mal estado y una cantidad totalmente insuficiente que no alcanza para 15 días y no incluye a toda la matrícula escolar», advertían hace dos años.

En abril de 2022, el gremio efectuó un paro en todos los niveles educativos de las escuelas de la Ciudad de Buenos Aires en rechazo a la reforma del Estatuto que regulaba la actividad y en demanda de «un aumento salarial que se equipare con el costo de la canasta familiar» y de mejoras en la infraestructura escolar ante la llegada de las bajas temperaturas.

«Los pibes se quedan con hambre porque las viandas son menos y de muy mala calidad», alegaban las docentes durante aquella medida de fuerza.

El valor de las docentes

«Los invito un día a una escuela del sur para que vean lo que comen los pibes», expresó Adaro en conversación con el equipo de Nobleza Hormiga.

Al cierre de la entrevista, el docente destacó «el valor que tienen las compañeras que trabajan en esas escuelas» donde el Estado porteño no llega.

«Han pagado Ubers para llevar a la niña a un centro de atención, han juntado elementos de vestimenta, planificado estrategias focalizadas para el aprendizaje y son las maestras que permanentemente son atacadas por el Gobierno de la Ciudad», concluyó.

Fuente: Nobleza Hormiga – FM La Patriada

Hacer Comentario