El Bachillerato Popular Marielle Franco se encuentra funcionando en el barrio de Lugano, en la calle Guardia Nacional 2308, en la comuna Ocho de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El mismo se enmarca bajo el concepto de una propuesta pedagógica con perspectiva de género, donde participan identidades diversas, gestionado por docentes militantes de diferentes espacios del peronismo de la ciudad, que deciden alquilar un lugar para dinamizar la propuesta.

La iniciativa arrancó en el año 2018, y funciona desde el 2019. En la actualidad se encuentra en un proceso de conformación de una cooperativa de educación.

Para conocer s0bre su recorrido histórico y su función social, en el programa de radio emitido por FM la Patriada “Me gustas cuando callas”, dialogamos con María Eva Rodríguez y Nuria Olmos, referentas del espacio educativo.

La primera camada de egresados 2021 sobrevivió al macrismo, expresó Nuria Olmos: ¨Hubo una persecución a los secundarios para adultos a la noche y era una idea cerrar, a raíz de ese episodio, la comunidad organizada salió en contra de esa política, no alcanzó, por lo que decidimos conformar un espacio de educación popular en el barrio con estas características, pensando en jóvenes y adultos, para la finalización de los estudios secundarios, y así fue que empezamos a armar el proyecto¨, señaló.

“La idea contemplaba la mirada de género, y ese mismo año fue el asesinato de Marielle Franco -militante política brasileña por los Derechos Humanos –  fue un hecho muy reciente, y transmitirlo desde el espacio, no solo desde un lugar feminista, sino también desde un lugar latinoamericano”, considero.

En relación al formato y la construcción de la propuesta pedagógica, señaló que “una diferencia entre el bachillerato popular y la escuela tradicional, es que el bachillerato popular sale a buscar a sus estudiantes al barrio. Nosotros salimos a buscar a nuestros estudiantes. El proyecto empezó con poner una mesa en la esquina de las avenidas Guardia nacional y Eva Perón, allá por finales del 2018, y ahí vimos que la gente empezó a anotarse, y que muchas compañeras se sumaron por el enfoque en perspectiva de género”, manifestó.

En esa misma línea, sostuvo: “Sumamos muchas estudiantes mujeres por esa perspectiva que tenía el bachi. Nos dimos cuenta que en ese barrio había una necesidad genuina de un proyecto educativo que incluyera a una población que venía siendo sistemáticamente excluida de la educación, y también tenemos una población que fue expulsada del sistema tradicional, y los bachis en general, y nuestro bachi en particular, somos una trinchera de reinserción educativa y de educación, ese es nuestro laburo”, señaló.

Sobre el desarrollo de las clases, comentó: “En nuestro caso, trabajamos con parejas pedagógicas. Apuntamos a formar parejas pedagógicas en las materias, las materias son de educación media; en primer año, damos biología y matemáticas, historia y geografía, son las materias de media con una orientación en nuestro proyecto político, nuestro curriculum con orientación en el desarrollo de las comunidades, con el anclaje territorial del proyecto pedagógico político del bachi. Hay un trayecto desde el primer al tercer año, que tiene que ver con la construcción del conocimiento, y de los conceptos para avanzar hacia el tercer año, en el cual, los estudiantes del tercer año desarrollan un proyecto territorial que consiste en un proyecto de intervención en el mismo barrio”, expresó.

Asimismo, sobre la orientación particular del bachillerato, señaló que “tiene una orientación en el desarrollo de las comunidades, que es conseguir el título. Paras lo cual, existe un área específica desde el primer al tercer año, con materias en relación a esa orientación. Son materias particulares como políticas sociales o historia de la cultura, y en tercer año, y el objetivo de esa materia es que los estudiantes de tercer año puedan materializar el proyecto que habíamos trabajado durante el año en el territorio concretamente, y debe perspectiva de género”, consideró.

Por su parte, María Eva Rodríguez señaló que a la vuelta de la pandemia, donde volvieron las clases enteramente presenciales “focalizamos en este proyecto para que se concrete a finales de noviembre, para el Día Internacional en la lucha contra la violencia hacia las mujeres, y poder finalizar con una jornada de concientización en el barrio, donde sean los estudiantes de tercer año quienes lleven adelante esa jornada con talleres y folletería. Es el proyecto que estamos armando, y la idea es que eso quede como un objetivo de la materia, y que se replique en los años siguientes. Ese es el proyecto comunitario concreto, que tiene que tener perspectiva de género”, adelantó.

Paralelamente, se encuentran tramitando la habilitación del bachillerato mediante la conformación de la cooperativa que aguarda su personería jurídica: “Con respecto a los salarios y al rol de los educadores y educadoras, lo hacemos de manera solidaria, ad honorem, no recibimos un sueldo, no hay una regulación por parte del estado. Luchamos por el reconocimiento. Es un compromiso y un trabajo militante”, remarcó.

Fuente: Me gustas cuando callas – FM La Patriada

Que te pareció esta noticia? 0 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 5 (0 votos, promedio: 0,00 de 5)
Registrate o ingresá para votar!
Cargando...

Artículos Relacionados

Hacer Comentario