En ocasión de los 45 años del golpe de Estado cívico-militar, el grupo de jóvenes que integra el espacio Cronistas villeros de Atalaya Sur – Proyecto Comunidad, entrevistaron a Victoria Montenegro*, nieta recuperada, Diputada de la Ciudad por el Frente de Todos y Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Legislatura porteña, durante el acto de conmemoración llevado a cabo en la explanada del barrio porteño de Lugano I y II.

En la actividad estuvieron presentes diferentes organizaciones sociales, de Derechos Humanos  y civiles, bajo la consigna Memoria, Verdad y Justicia.

 

 

¿Qué se conmemora en esta fecha?

Estamos a horas de que se conmemoren 45 años del golpe de Estado y el comienzo de la dictadura cívico- militar (1976)

¿En que consiste tu trabajo relacionado con los Derechos Humanos?

Soy legisladora porteña, Diputada de la Ciudad, y presido la Comisión de Derechos Humanos de la Legislatura porteña.

La consigna es “Memoria Verdad y Justicia”, ¿Qué porcentaje de cada una crees que se logro hasta ahora?

Muy alto. Si la comparamos con lo que sucedió, lo que fue el Plan Cóndor en toda América Latina, todas las desapariciones que se llevaron adelante, y el proceso de justicia de la Argentina, que fue único en el mundo, donde la Justicia Ordinaria condena a los genocidas. Ahora, la herida abierta, lo más concreto, tiene que ver con los centenares de bebés que seguimos buscando, que todavía están desaparecidos con vida, y los cuerpos de los miles de compañeros detenidos desaparecidos. Mientras que esa búsqueda continúe, no esta completa la tarea.

¿Cuál es tu relación con el perdón?

Nosotros lo que pedimos es justicia. Yo soy una nieta apropiada. Podemos pedir la búsqueda de todos los bebés robados. Después, el vinculo que todos tienen con sus apropiadores es una cuestión personal, que nadie tiene derecho de cuestionar. No se trata de perdón, se trata de que nunca mas se repita la historia. Entonces, los responsables de la dictadura tienen que rendirle cuenta a la justicia. Que el perdón no sea sinónimo de impunidad.

Victoria, ¿tenés algún mensaje para los jóvenes en esta fecha?

Es muy importante interiorizarse profundamente en la historia porque a veces parece una fecha o un día de una historia que es muy lejana para ustedes que son muy jóvenes. 45 años literalmente es en blanco y negro. No pueden conocer todo el recorrido de las madres y las abuelas (de Plaza de Mayo) en la búsqueda, cuando no existía la tecnología, cuando todo era por carta, cuando todo era complejo. Poder aprender de esa paciencia en esos años de historia, y entender que es una historia que pasó, pero que sigue pasando. Porque hay personas desaparecidas pero con vida que son los bebes de aquellos años que hoy son madres y padres, que viven con una identidad impuesta por el terrorismo de estado. Mis hijos son adolescentes y si no me hubieran encontrado mis hijos tendrían el apellido de mi apropiador.

Por eso es tan importante la memoria para los mas jóvenes. Porque es el legado que nosotros queremos dejarle para que no tengan que pasar por nuestra historia.

Hilda y Roque – Padres  de Victoria Montenegro, detenidos-desaparecidos por la ultima dictadura cívico-militar de 1976.

*Hilda nació el 1° de octubre de 1957 en Metán, provincia de Salta y Roque el 16 de agosto de 1955 en la misma ciudad. Ambos militaban en el PRT-ERP. Su familia y compañeros los llamaban “Chicha” y “Toti”. El 31 de enero de 1976 nació la hija de la pareja, Hilda Victoria, en la Ciudad de Buenos Aires. La niña fue secuestrada junto con sus padres entre el 10 y el 13 de febrero de 1976 en Lanús, zona sur del Gran Buenos Aires.

En 1984 Abuelas de Plaza de Mayo recibió información acerca de un represor apodado “El Gordo José”, quien podría tener en su poder a una niña hija de desaparecidos. Se trataba del coronel Herman Antonio Tetzlaff, jefe del grupo de tareas del CCD “El Vesubio”. Junto a su esposa, Carmen Eduartes, había inscripto a la niña como hija propia con un certificado falso expedido por el médico Juan Carlos Zucca. Con la presunción cierta de que la niña sería Hilda Victoria Montenegro, en 1988 se inició la acción judicial correspondiente en el Juzgado Federal N° 1 de San Isidro. Este proceso se vio dilatado por el permanente cambio de domicilio de la pareja apropiadora. Finalmente, la joven se analizó y el 5 de julio de 2000 confirmó que era hija de Hilda y Roque. En junio de 2001 la joven se reencontró con su familia biológica.

En mayo de 2012, en el marco de la Iniciativa Latinoamericana para la Identificación de Personas Desaparecidas llevada adelante por el EAAF los restos de Roque fueron identificados. Había sido inhumado en el Cementerio Municipal de Colonia del Sacramento, República Oriental del Uruguay. Esto fue ratificado por resolución de la Cámara Federal.

Su madre permanece desaparecida* Fuente: Pagina web de Abuelas de Plaza de Mayo https://www.abuelas.org.ar/caso/montenegro-hilda-victoria-282

Hacer Comentario