El jefe de Gobierno porteño dijo que la Policía de la Ciudad que reprimió con balas de goma, golpes y carros hidrantes a cooperativistas que reclamaban por trabajo “actuó con mucho profesionalismo”. Acusó de “violentos” a los manifestantes.
El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, salió a justificar la brutal represión de la Policía de la Ciudad contra cooperativistas que reclamaban trabajo frente al Ministerio de Desarrollo Social. Dijo que la fuerza “actuó con mucho profesionalismo” al apalear, gasear, balear y detener a los manifestantes y amenazó: “Así vamos a seguir actuando”.

“La violencia no la vamos a permitir”, enfatizó el titular del Ejecutivo de la ciudad, atribuyéndole a los integrantes del Frente por el Trabajo y la Dignidad Milagro Sala la responsabilidad de haber provocado a las fuerzas de seguridad. Tenían “palos y piedras”, dijo para defender el accionar de uniformados y policías de civil que se infiltraron en la protesta y que luego “marcaron” y detuvieron a quienes participaban de ella.

Lo que reclamaban los integrantes de las 20 organizaciones que integran el frente que lleva el nombre de la dirigente de la Tupac Amaru era la puesta en marcha de un plan de infraestructura que le devuelva el trabajo a los 40 mil cooperativistas afectados por el cese de los planes de vivienda gubernamentales desde hace un año y medio, cuando asumió Mauricio Macri.

El objetivo de la movilización frente a la cartera que encabeza Carolina Stanley era ese y también reclamar la declaración de la emergencia alimentaria, a fin de que el Gobierno aumente su asistencia a los comedores y merenderos comunitarios que funcionan en las localidades más pobres del conurbano bonaerense, y que incrementaron su labor durante los últimos 17 meses.

Sin embargo, para Rodríguez Larreta “una cosa es la manifestación y otra es la violencia”, y atribuyó ambas a quienes ayer marcharon desde distintos puntos de la provincia. Los acusó de protagonizar “situaciones de agresión a la policía” y defendió a las fuerzas de seguridad por haber “actuado con mucho profesionalismo”.

El “profesionalismo” al que se refirió el jefe de gobierno consistió en un megaoperativo que saturó la 9 de Julio con miembros de la Infantería que golpearon con palos, arrojaron gases y dispararon con balas de goma contra las familias que estaban sobre esa avenida.

Del operativo participaron también decenas de policías de civil que “marcaron” a los manifestantes y colaboraron tanto en la golpiza como en su detención. Luego, cuando el grueso de la manifestación se dispersó por las calles aledañas, comenzaron a perseguirlos. En total hubo ocho apresados, que fueron liberados esta mañana.

El jefe de gobierno calificó a los cooperativistas como “resabios del pasado” y los identificó como “ligados al kirchnerismo”. “Tomamos una actitud más dura” frente a ellos, se jactó y amenazó: “Así vamos a seguir actuando”.

Fuente. Página 12

Hacer Comentario