Luis Arias, exjuez en lo Contencioso Administrativo de La Plata, dialogó con FM La Patriada en torno a las denuncias de presiones durante la gestión del gobierno de Mauricio Macri hacia diferentes sectores del Poder Judicial.

«Me genera sentimiento contradictorios. Rememorar eso que sucedió es muy difícil. Lamento que gran parte de los medios de comunicación recién ahora lo divulguen. En ese momento, yo en la provincia de Buenos Aires estuve bastante solo», expresó Luis Arias.

En esta línea, manifestó que «no hubo ningún tipo de apoyo muy explicito, salvo excepciones» como la del presidente Alberto Fernández, que en octubre del 2018 «públicamente expresó en redes sociales el repudio al juicio político que se estaba llevando a cabo».

Consultado por si le adjudica su destitución al poder político y gobierno de turno, manifestó que «absolutamente» fue así y que el juzgado a a su cargo «era ejemplar».

«Nunca escondí mi visión política pero siempre fui ecuánime», aseguró y comentó que «siempre hay tensiones entre los poderes y es normal», pero «justamente para eso sirve la división de Poderes, para que haya controles recíprocos».

En este sentido, enfatizó que «las presiones es una cuestión sumamente subjetiva» y que le «han venido a ofrecer de todo al juzgado. Han venido a negociar mi renuncia. Nunca cedí a ninguna presión».

«El grave problema político del Poder Judicial es que no tiene vinculación con la sociedad. Cuando hay que defender derechos de la sociedad frente a los poderes fácticos, los jueces optan por defender a los medios de comunicación, al poder empresario, al poder político», aseveró.

También estimó que «mientras que no haya audiencias públicas para la designación de los jueces y un observatorio integrado por miembros de la sociedad, que puedan estar mirando» no va a funcionar.

«La función del Poder Judicial debería ser garantizar los derechos de las minorías vulnerables, empezando por los pobres, que aunque tengamos 30%, 40%, siguen siendo minorías», opinó e instó a la necesidad de que se debe debatir «un nuevo perfil de jueces».

Asimismo, indicó que si hay un juez como Carlos Fernando Rosenkrantz que «representa los intereses de una minoría poderosa» también «quiero diversidad».

Consultado por su experiencia al recibir presiones, contó que el único que lo acusó fue el procurador «Julio Conte Grand, designado por María Eugenia Vidal».

Grand «era funcionario, miembro del Poder Ejecutivo de María Eugenia Vidal y después pasó a ser procurador», denunció.

«Fue un mensaje de disciplinamiento hacia adentro del Poder Judicial» y que sufrió tanta presión «como en el gobierno de Maria Eugenia Vidal», sentenció.

En este sentido, contó que «al final del periodo macrista, pese que la situación era insostenible, no había juez en la República Argentina que se animara a suspender el aumento tarifario. Esto paso por el disciplinamiento», porque «una demanda para que suspenda un aumento tarifario afectando a las energéticas y al Poder Ejecutivo asociado a las energéticas, era dejar una bomba con la mecha encendida».

«Terminan sacrificando los derechos de la gente en función de los intereses de los poderes facticos y constituidos», completó Luis Arias.

Fuente: No Vuelven Más – FM La Patriada.

Hacer Comentario