Comedor Comunitario Polo – Villa 20

La villa 20 se encuentra en Lugano, zona sur de la ciudad, en pleno proceso de urbanización a cargo del Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC).

Además de los sucesos recurrentes relacionados a la precariedad habitacional, en las últimas dos semanas tuvimos la triste noticia de tres casas incendiadas. Dos viviendas familiares y un comedor comunitario que corresponde a los Espacios Comunitarios Polo, donde preparan diariamente 800 raciones para cena y 520 cupos para merienda.

“Ocurrió el miércoles de la semana pasada cerca del mediodía -nos cuenta Yhvoana Vilca, integrante del Comedor- “Preparamos la merienda al medio día, teniendo en cuenta que a la tarde ya estamos con la cocina y no podemos mezclar las preparaciones”, explicó.

Ese día, “las compañeras que ingresaron a hacer la merienda hicieron como de costumbre; bajaron las ollas y encendieron la cocina”, de la que inmediatamente se inició el fuego que saltó a la garrafa de 45 kilos y empezó a devorar todo a su paso, relató.

En relación a las causas del incendio no hay una conclusión. Sin embargo, las condiciones del lugar evidencian la constante vulnerabilidad de las instalaciones, que se encuentra prácticamente encerrada por las casas linderas, circunstancia que dificulta la libre circulación del aire.

Sobre ese punto, la integrante y una de las responsables del espacio comunitario indicó: “Estamos acá desde el 2007. Levantamos el comedor desde cero” y “pensamos que tal vez con la reurbanización nos quedaríamos con un poco de ventilación” pero no ocurrió así, al contrario, “nos quedamos más encerrados”, manifestó.

En ese sentido, Yhoana Vilca nos cuenta que vienen dando una lucha de alrededor de cinco años, en la cual solicitaron ante el  IVC la necesidad de que garanticen un local seguro al comedor, pedido que hasta la fecha nunca tuvo eco. “Necesitamos un lugar que sea abierto, no cerrado”, expresó la coordinadora.

El tránsito por la pandemia fue muy difícil, expresa Yhoana: “Nosotras somos 110 compañeras -trabajando en la cocina-, y durante la pandemia tuvimos que aumentar las raciones a los vecinos, sobre todo a las familias numerosas y a las personas mayores”, aseguró.

En relación al estado del comedor luego del incendio sostuvo que “todo el comedor quedó afectado” y tanto los bomberos voluntarios como los funcionarios de Defensa civil “nos explicaron ese mismo día que quedó afectada toda la parte donde teníamos la heladera, la cocina, la mercadería y los utensilios, además de las instalaciones de agua y de electricidad”, señaló.

A pesar del contexto desfavorable luego de la tragedia, la coordinadora del espacio se mostró optimista y consideró: “Hace 17 años que venimos luchando. Esta vez también vamos a salir adelante”, y para lograrlo “le pedimos al Instituto de la Vivienda de la Ciudad que nos garantice un espacio amplio y abierto, ya que somos cientos de familias y queremos una solución”, completó.

Si bien no hubo víctimas que lamentar en éste ni en los demás casos,  los hogares perdieron mucho mas que solo cosas materiales. Son familias que se suman a una larga lista de tragedias durante los 13 años de gobierno del PRO en la Ciudad de Buenos Aires.

Fuente: Redacción Cronistas Populares Atalaya Sur – Proyecto Comunidad

Hacer Comentario