El titular de UTE (Unión de Trabajadores de la Educación), dialogó con FM La Patriada sobre el impacto del proyecto UNICABA, las salas de primera infancia y todas las políticas que está llevando adelante el macrismo en la Ciudad de Buenos Aires en materia de educación.

-Hay un proceso de descolarización, de cerrar escuelas, quieren cerrar los 29 profesorados y quieren cerrar el jardín de primera infancia del hospital Ramos Mejia donde asisten niños de 0 a 1 año y que funciona desde el año 96, cuando lo que quiere la sociedad, lo que dicen en la campaña, y lo que quiere la comunidad educativa es abrir escuelas.

El proyecto (hoy convertido en Ley) de UNICABA, no tiene consenso, es una reforma educativa sin consenso, no solo de los rectores, de los docentes y los padres, sino de varios bloques de la Legislatura Porteña.

Respecto al presupuesto 2019 planeado en el área de educación expresó que está previsto ajustes en Nación, en Ciudad y en Provincia de Buenos Aires, y el de Nación lleva a ajustar en todas las jurisdicciones porque es plata que le quitan a las provincias, por lo tanto, las provincias se quedan sin plata de la nación, y tiene menos plata para educación. Porque el financiamiento de la educación es concurrente, lo financian un poco la nación y un poco las provincias. Las escuelas de Catamarca las paga un poco el gobierno nacional de Mauricio Macri y la gobernadora de Catamarca. Al sacar la plata Macri a Catamarca, a Jujuy, a Capital, se genera un efecto dominó que hace que  ajusten todas

Es el mismo proceso de descolarización

Hace tres años, en campaña, prometió la construcción de tres mil jardines, bueno, no construyo ninguno. Yo creo que para ellos la educación, la consideran importante, pero, como mercancía. Para el que la pueda pagar, para sus hijos, para los hijos de sus amigos y para personas que tienen sus mismos intereses sociales.

Para nosotros, la educación es para todos, para los hijos de ellos también, pero para los hijos de los trabajadores, de los excluidos, para todos, porque es un derecho de niños y jóvenes, sean millonarios o pobres. Esa es la gran diferencia con el gobierno

Respecto al bono de fin de año para los trabajadores de la educación es de impacto cero, no lo cobran los docentes, es para la administración nacional, a cuenta de un aumento bajo que le dieron a principios de año. Ningún maestro del país depende de la administración pública nacional. Todos dependemos de las provincias, lo que tiene que hacer el gobierno es obligar a los gobernadores que lo paguen o financiarlos para el pago. Pero nada, los jubilados tampoco lo cobran, los trabajadores de campo tampoco, las trabajadoras de casa de familia tampoco, es suma cero. Lo cobrarán algunas organizaciones pero es más por sindicales o de trabajadores, y más por presión de esas paritarias y de sus representantes, no así por decisión del gobierno. Es decir, los maestros cero peso de bono. Y desde La Quiaca a Jujuy no lo cobra nadie.

Respecto a las medidas de fuerza para contrarrestar este panorama, el titular del gremio de educación se refirió a la existencia de un pueblo muy movilizado, y expresó la idea de un paro de 36 horas como un plan de lucha para antes de fin de año.

Programa No Vuelven Más

Hacer Comentario