El 8 de julio, al enterarse de la hospitalización de Oscar García, un trabajador de la empresa Lácteos Vidal, miembros del sindicato se presentaron en la planta de Villa del Parque para realizar una asamblea, exigir el hisopado a los trabajadores y verificar la aplicación del protocolo.

El titular del sindicato Gustavo Campos explicó: «En ese momento estábamos hablando con los trabajadores y salió uno de los dueños con un arma de fuego en el bolsillo, amenazando al delegado y a los compañeros y parte de los que estábamos de la comisión directiva».

«Fuimos a hacer una asamblea para que cumplan los protocolos, y amenazaron a los compañeros con un arma de fuego. Hicimos la denuncia correspondiente», denunció el secretario general de Atilra.

Oscar García, falleció días después como resultado de la Covid-19, y ningún representante de la compañía se contactó con la familia del trabajador.

Desde la obra social de Atilra realizaron el hisopado a los trabajadores que tenían posibilidades de estar contagiados y «doce tenían Covid», explicó Campos.

Por último, contó que tras la denuncia ante el Ministerio de Trabajo, «la empresa les quería hacer firmar (a los trabajadores) un papel que decía que habían presenciado una charla de protocolo cuando no la habían tenido», concluyó.

Fuente: No Vuelven Más – FM La Patriada.

Hacer Comentario